Bosque de secuoyas en Cantabria

No es necesario cruzar el charco para ver secuoyas. Sin ir más lejos, en Cantabria, tenemos el Monumento Natural de las Secuoyas del Monte Cabezón con una historia muy curiosa detrás. En los años 40 en plena autarquía, restringida al máximo la dependencia exterior y buscando abastecer a la industria maderera nacional con especies de rápido crecimiento, se plantaron secuoyas y pinos en el municipio de Cabezón de la Sal. Sin embargo, cuando llegó el momento de talarlos su madera había perdido el interés económico de antaño y quedó abandonado.

Sequoias_Cantabria_1

El resultado es un bosque tupido de más de 800 secuoyas con una altura media de 36 metros y un perímetro medio de 1,6 metros. Se declaró Monumento Natural en el año 2003 y ofrece un paseo muy agradable, totalmente apto para ir con niños, y cuyo recorrido tiene una duración de aproximadamente tres cuartos de hora.

Sequoias_Cantabria_6
Sequoias_Cantabria_5

El paseo no tiene ninguna dificultad y la única recomendación es llevar calzado adecuado en época de lluvias, y abrir muy bien los ojos para disfrutar del espectáculo de luces y sombras que nos regala.

Sequoias_Cantabria_4
Sequoias_Cantabria_9
Sequoias_Cantabria_8

Lo de abrir bien los ojos, lo digo muy en serio…

Sequoias_Cantabria_11
Sequoias_Cantabria_10
Sequoias_Cantabria_7

Merece la pena pasarse a disfrutar de esta maravilla. Nosotros aprovechamos el mismo día que visitamos la Cueva El Soplao. Está a aproximadamente media hora en coche en dirección Santander, y si visitáis la cueva por la mañana es un plan perfecto hasta la hora de comer si tenéis pensado hacerlo por la zona (en nuestro caso en Santillana del Mar, ya os la enseñaré otro día porque es un lugar mágico que me encanta).

Sequoias_Cantabria_3
Sequoias_Cantabria_2

Espero haber conseguido transportaros hasta allí durante unos minutos. Por cierto, imprescindible hacerse la foto intentando rodear el árbol… ¡Para rodear alguno de los más grandes necesitamos agarrarnos cuatro!

¡Buen martes! :)

Publicado en Lifestyle, Niños | Etiquetado , | Deja un comentario

DIY: Llaveros de cuero y zamak

Hace algún tiempo pasaba horas creando piezas de cuero y zamak porque me divertía y me relajaba muchísimo. Pulseras, collares, llaveros, pendientes, anillos… Las posibilidades son infinitas y el resultado me encanta. Así que hoy comparto con vosotros cómo hacer unos llaveros de cuero y zamak que quedan preciosos y que son un buen detalle para regalar (de hecho fueron el detalle que dí hace algunos años a los invitados a mi cumpleaños, ya os conté en otras ocasiones que siempre les preparo algún detalle.

Llaveros_cuero_zamak_6

Para quienes no conozcáis el zamak os contaré que es una aleación de zinc con aluminio magnesio y cobre, muy económico y que además no se pone feo con el tiempo. Y si tenéis pirograbador, también podéis utilizarlo sobre este material.

Llaveros_cuero_zamak_3

Materiales: cordón de cuero de 2mm, anillas de llavero, piezas de zamak con pase de 12mm, terminal de bola de 2mm, alicante plano o redondo, y pegamento instantáneo.

Llaveros_cuero_zamak_1

Podéis utilizar cuero más fino, teniendo en cuenta que entonces tendríais que utilizar más hebras o piezas de pase más pequeño (al usar cuero de 2mm y piezas de pase de 12mm necesitamos 6 hebras). Personalmente me gusta cuero negro o marrón, y nacarado si es de colores, pero es una cuestión de gustos. Las piezas podéis utilizarlas redondas, cuadradas… Echad la imaginación a volar y crear las combinaciones que más os apetezcan.

Todos estos materiales podéis comprarlos en tiendas de abalorios o incluso por internet. Si vivís en Gijón o cerca, os recomiendo Productos El Gallo, Little Things y La Tienda de Ali (las dos primeras tienen shop online y en la tercera podéis hacer pedidos por mail).

Llaveros_cuero_zamak_2

Para estos llaveros necesitamos tres hebras de cuero del doble de longitud que va a tener el llavero (dejadlas un poquito más largas de la cuenta porque a tiempo de cortar estamos siempre). Tal y como veis en la foto, cada una de esas hebras la doblamos a la mitad, y pasamos los dos extremos por el agujero que genera la doblez alrededor de la anilla. Tensarlo todo lo fuerte que podáis (cuánto más vayáis tensando más maleable se volverá).

El cuero suele estar muy rígido cuando lo compramos pero, a base de uso, va ablandando y adaptándose, por eso de nuevo nos cuesta más doblar o apretar. No tengáis miedo.

Llaveros_cuero_zamak_4

Una vez que tenemos las tres hebras anudadas alrededor de la anilla, insertamos la pieza de zamak que hayáis elegido (como podéis ver más abajo quedan igual de bonitas las cuadradas que las redondas). Puede ocurrir que os cueste pasar los 6 cordones por la pieza de zamak de 12mm, y os ayudará aplastar los cabos con el alicate plano o redondo.

Cuando esté insertada la empujamos contra los nudos y volvemos a tensar de nuevo las hebras para que los nudos queden bien apretados. Después cortamos el cuero a la medida que nos guste (incluso no tienen por qué ser todos los cabos a la misma medida, podéis intercalar unos más cortos con otros más largos, dejarlos escalonados…).

Llaveros_cuero_zamak_5

Cuando ya tengamos el cuero a nuestro gusto, solo queda insertar los terminales en la punta. Para ello conviene probar primero que el cuero entra perfectamente en el agujero. Ocurrirá que con unas bolas no haya problema y otras estén muy justas (ni el cuero ni el agujero de las bolas son perfectos). Así que antes de meternos en faena con el pegamento, aplastad alrededor los cabos que no entren bien intentando dejarlos más estrechos o incluso cortad la punta ligeramente en bisel para facilitar la entrada.

Por último nos quedaría poner una gota de pegamento dentro de la bola, insertar el cuero hasta que haga tope y esperar a que seque. ¿Son o no son bonitos? ^_^

Llaveros_cuero_zamak_7

En este caso aproveché un par de medallitas que tenía que ponían “salud” para añadírselas a la anilla con una arandela y hacer el regalo aún más especial.

Algunos tips para trabajar con estos materiales:

  • El zamak no se pone feo con el tiempo pero sí tiende a mancharse (más por el desuso que por el uso). Para limpiarlo es suficiente con una gamuza de las que habitualmente se usan para limpiar plata y oro, y para las manchas más adheridas frotar con una goma de borrar sobre ellas.
  • El cuero más fino podéis cortarlo con una tijera. A partir de los 2mm os recomiendo utilizar un alicate de corte o un cúter.
  • El cuero es muy rígido al principio. Cuando hagáis los llaveros (o pulseras, o collares, o anillos…) notaréis que al principio están muy duros. No os preocupéis porque con pocos usos, el cuero se adapta y se vuelve blandito y gustoso.
  • El grosor del cuero, aunque sea de 2mm, puede variar (no es exacto). Así que unas veces la pieza central quedará más ajustada que otras. Si veis que se mueve y no os gusta, podéis ponerle por la parte de atrás un par de puntos de pegamento, uno a cada lado, y dejar secar bien para que se fije.
  • Todos hemos tenido alguna vez una mala experiencia con el pegamento tipo cianocrilato y nos hemos embadurnado (nosotros y lo que estábamos pegando). Además de usarlo con mucho cuidado y deciros que hay unas fórmulas en gel que quizá os resulten más cómodas porque son más espesas, explicaros que la kriptonita el disolvente de este tipo de pegamentos es la acetona pura. Si empapáis un algodón (o un bastoncillo, según el tamaño) en acetona pura y lo pasáis por la superficie que queréis limpiar, no quedará ni rastro del pegamento (y en vuestras manos tampoco).
  • Siempre que vayáis a trabajar con arandelas hacedlo con alicantes planos o redondos (nunca alicates que tengan muescas u os marcarán el material). Además las arandelas JAMÁS se abren a lo ancho, de izquierda a derecha, porque se deformarán y no seréis capaces de cerrarlas manteniendo el círculo perfecto. Se abren SIEMPRE de frente y hacia atrás (en vertical digamos). Cuando las vayáis a cerrar repetís el movimiento al contrario y quedarán perfectas.

Si os gustan las manualidades con este tipo de materiales puedo preparar algún DIY más con pulseras o colgantes por ejemplo. Y por supuesto, si tenéis cualquier duda, encantada de ayudarlos (por facebook, instagram o mail).

¡Disfrutad del fin de semana! A mi me espera un planazo… :)

Publicado en DIY | Etiquetado | Deja un comentario

¡Cómo está Madriz!

Aprovecho el título de la zarzuela ¡Cómo está Madriz! de Miguel del Arco (que tuve el placer de ver hace unas semanas y que os recomiendo totalmente) para contaros cómo me encontré Madrid después de cinco años sin pisar sus calles. Madrid me encanta. Me encantan su bullicio y su caos, su diversidad y su mezcla, sus luces y sus sombras. Me gusta pasear tranquila por El Retiro, contemplar sus tejados desde alguna azotea, caminar sin prisa pero sin pausa por la Gran Vía o perderme por La Latina, Chueca o Malasaña.

Madrid_12
Madrid_13

Queríamos hacer y ver demasiado para los días que íbamos así que exprimimos el tiempo al máximo, y aunque nos quedaron muchas cosas pendientes para la próxima visita, siempre es una buena excusa para volver pronto y no dejar pasar otros cinco años.

Nos alojamos en los apartamentos Eric Vökel Atocha Suites (además de bonitos tienen desayuno y parking gratuito) y desde allí trazamos cada día nuestra ruta: Paseo del Prado, Cibeles, Neptuno, Plaza Mayor, Gran Vía, Plaza de España, Castellana, Serrano, Barrio de las Letras, Puerta de Alcalá, Retiro, Carrera de San Jerónimo, Palacio Real, la Almudena, Templo de Debod… ¡Cómo me gustas Madrid!

Madrid_8
Madrid_10
Madrid_9
Madrid_11
Madrid_3
Madrid_1
Madrid_2
Madrid_4
Madrid_5
Madrid_7
Madrid_6

También tuvimos tiempo de reencontrarnos con amigos que hacía muchos años que no veíamos, tomarnos un Gin-tonic en The Roof mientras veíamos atardecer, disfrutar de un Panet de helado de chocolate y almendras en Rocambolesc, y hacer nuestra parada obligatoria en KFC (que no puede faltar si no tienes uno cerca).

El cansancio fue directamente proporcional a lo bien que lo pasamos…

¡Qué ganas de volver a verte Madrid! :)

Publicado en Lifestyle | Etiquetado | Deja un comentario

Tiramisú

Es una versión sencilla, pero es mi favorita. Sin yema de huevo pero igual de sabrosa, y muy fácil de hacer. El postre italiano más popular no falla nunca, es rápido de hacer y además no necesita horno (condición indispensable en muchos lugares, que no aquí, a estas alturas del verano).

Mi madrina suele hacerlo a menudo y ésta es la elaboración que ella utiliza. Hay multitud de recetas de Tiramisú con ligeras variaciones, pero ésta en particular me encanta.

Tiramisu_3

Ingredientes: dos paquetes de bizcochos de soletilla, 500 grs. de queso Mascarpone, medio litro de nata, 10 tazas de café, caco soluble, azúcar y licor (brandy, amaretto…).

Tiramisu_1
Tiramisu_2

En primer lugar montamos la nata. Tened en cuenta que para que la nata monte sin dificultad debe estar bien fría. Es importante también que esté frío el recipiente en el que vayamos a batirla (podéis introducirlo en la nevera un rato antes.

Tiramisu_4

Una vez montada la nata, agregamos el queso mascarpone y 5 o 6 cucharadas de azúcar. Mezclamos con cuidado con ayuda de dos tenedores, con movimientos envolventes de abajo hacia arriba.

Tiramisu_5

Por otro lado, mezclamos en un bol las 10 tazas de café, 3 cucharadas de cacao soluble, una cucharada de licor y 4 o 5 cucharadas de azúcar. Con ayuda de una espumadera vamos remojando los bizcochos dobles (tal y como vienen en el paquete) en la mezcla anterior y formando una capa base.

Tiramisu_6

Aplastamos un poco para que no abulte demasiado y cubrimos con una capa de la mezcla de nata y queso.

Tiramisu_7

Repetimos con otra capa de bizcochos remojados, que aplastaremos ligeramente de nuevo para intentar alisar la superficie del Tiramisú.

Tiramisu_8

Y terminaremos con otra capa de nata y queso, esta vez más gruesa (usando toda la mezcla que nos haya sobrado de la capa anterior hasta terminarla). Para finalizar y decorar el Tiramisú, espolvoreamos cacao por toda la superficie con ayuda de un colador pequeño y una cuchara.

Tiramisu_9
Tiramisu_10

Conviene que repose en el frigorífico unas horas, y si podéis prepararlo el día anterior mucho mejor. Estará más integrado, tendrá más consistencia y en mi opinión, cuánto más frío más rico (sobre todo en verano, es muy refrescante).

Como en todas las recetas, lo mejor es probar a hacerlo y rectificar cantidades e ingrediente según los gustos. En este caso os diré por ejemplo, que si el café que soléis utilizar es más bien fuerte como en mi caso, os pedirá alguna cucharadita más de azúcar. Os animo a que lo preparéis, lo probéis y veáis qué le falta o que le sobra a vuestro gusto para futuras elaboraciones.

Tiramisu_11
Tiramisu_12

En casa lo preparamos el miércoles pasado para celebrar el santo del Gran Jefe (¡felicidades de nuevo papá!) y aprovechando que aún queda un trocito en la nevera, me voy corriendo a por él antes de que sea demasiado tarde.

¡Qué paséis un buen fin de semana!
Sobre todo los del Norte. 4 días seguidos de sol… ¿será verdad? ;)

Publicado en Cocina | Etiquetado | Deja un comentario

High Soles

Este verano hemos crecido unos cuantos centímetros. Con defensores y detractores a partes iguales, la altura de las suelas se multiplica en todos sus formatos. Sandalias, zuecos, esparteñas, mules, oxford, deportivas… todas visten cuñas, plataformas y tacones de vértigo combinados entre sí.

Aunque hay quién estéticamente las ve difíciles y quién duda de su comodidad, lo cierto es que son mucho más confortables de lo que pueda parecer pese a su altura, sobre todo si elegimos materiales que pesen poco y absorban la pisada. Goma, esparto, madera, corcho… Para todos los gustos y todos los estilos, son las reinas de la temporada.

1
vía
5
vía
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
vía
8
vía
11
vía
10
vía
14
vía
15
vía
6
vía
4
vía
13
vía

Podemos llevarlas con cualquier tipo de prenda (vestidos largos y cortos, faldas de todo tipo, pantalones anchos o estrechos…), aunque mi combinación favorita son los vestidos largos y las cuñas de madera. Mix ganador tanto para el día como para la noche. ¿Os habéis atrevido ya con ellas? ¿A favor o en contra?

¡Feliz Semana! ^_^

Publicado en Trends | Etiquetado | 2 comentarios

Cueva El Soplao

Aunque el verano en Asturias de momento no ha dado señales de vida y la playa la hemos podido pisar poco, estamos aprovechando los fines de semana que la lluvia nos permite para visitar lugares que teníamos apuntados en la agenda desde hace tiempo.

Uno de ellos era la Cueva El Soplao situada en Cantabria, en la Sierra de Arnero, a unos 540 metros de altitud. Desde allí podemos disfrutar de unas vistas fantásticas sobre la Sierra de Peña Sagra, Los Picos de Europa, el Valle del Río Nansa y el Mar Cantábrico.

Cueva_Soplao_1
Cueva_Soplao_8
Cueva_Soplao_6

Descubierta a principios del siglo XX debido a la explotación de las minas de La Florida, es una maravilla geológica por las formaciones que alberga en su interior y que están perfectamente conservadas pese a los trabajos de minería que se realizaban en sus galerías.

Cueva_Soplao_3
Cueva_Soplao_2

A través del edificio principal y por un túnel que nos recuerda al interior de las minas, accedemos a los andenes en los que nos subiremos a la recreación del tren minero que nos traslada hasta el interior de la Cueva.

Es un plan perfecto para ir con niños porque la visita está perfectamente adaptada (también para las personas con movilidad reducida) y el recorrido es de aproximadamente una hora. A pesar de que la cueva tiene más de 20 km de galerías horizontales, el recorrido de la visita es de un kilómetro. La única precaución que debemos tener es llevar calzado cómodo y ropa de abrigo, porque la temperatura dentro de la cueva es de unos 12ºC.

Cueva_Soplao_10
Cueva_Soplao_4
Cueva_Soplao_5

Una vez dentro podremos apreciar la gran cantidad de estalactitas, estalagmitas, columnas, excéntricas… que se dibujan en su interior y que la convierten en una cavidad única. Éstas últimas, las excéntricas, llaman especialmente la atención ya que por el efecto de la capilaridad del agua, en lugar de formarse hacia abajo se forman en distintas direcciones.

Además de la visita turística habitual podemos realizar la visita de aventura, más larga que la convencional (unos 4 kilómetros y dos horas y media de duración). Sinceramente, nos supo a poco el recorrido de un kilómetro y ya estamos pensando en repetir con esta segunda opción. Se trata de una visita a las zonas menos accesibles de la cueva (apta para mayores de 12 años) pero sin dificultad, según nos informaba el guía turístico (ni alturas y espacios estrechos), en la que la principal diferencia está en que accedemos con una luz frontal ya que accedemos a zonas que no están iluminadas. La organización proporciona en este caso todo el equipamiento necesario (buzo, botas de agua y casco con luz).

Es aconsejable, sobre todo en las épocas del año de mayor afluencia, comprar las entradas de antemano por internet para la opción y la hora que más convenga, ya que corremos el riesgo de llegar allí y que el aforo esté completo. Si ya las habéis reservado, sólo tenéis que acercaros a la taquilla aproximadamente media hora antes de la hora de la visita, y canjearlas allí por los pases de acceso.

Y si el día lo permite, podéis disfrutar del entorno después de la visita. Como os decía al principio, la Cueva El Soplao está situada en una zona realmente bonita,  y podemos aprovechar para pasar el día en la zona visitando algunas de las localidades cercanas como Santillana del Mar, Comillas o San Vicente de la Barquera.

Cueva_Soplao_7
Cueva_Soplao_9

Espero que disfrutéis del fin de semana, con sol o sin él. ;)

Publicado en Lifestyle, Niños | Etiquetado , | 1 Comentario

Monstera deliciosa

No hay foto Pinterest en la que no asome una hoja de Monstera, una variedad de Philodendron oriunda de las selvas tropicales, de hojas grandes y brillantes. Suele utilizarse como planta ornamental de interior porque es una de las más fáciles de mantener: aunque necesitan mucha luz pero no sol directo, tolera muy bien el ambiente seco y su riego es moderado.

Decor_Monstera_1vía
Decor_Monstera_4
vía
Decor_Monstera_3
vía
Decor_Monstera_5
vía
Decor_Monstera_6
vía

Requiere bastante espacio por el tamaño que llega a alcanzar (puede llegar a los 230 cm en interior aunque el crecimiento es lento, y las hojas pueden llegar a los 60 cm de sección) por lo que no es apta para lugares pequeños. En su defecto podemos utilizar únicamente sus hojas en la decoración.

Decor_Monstera_2
vía
Decor_Monstera_8
vía

También podemos usarlas a la hora de decorar una mesa, dando un toque de color muy fresco y desenfadado.

Decor_Monstera_7vía

Y si no queremos o no podemos tener plantas en casa, siempre podemos recurrir a láminas tan bonitas como éstas.

Decor_Monstera_9
vía
Decor_Monstera_10
vía

Ésta última es de Hermano Gato y es una de mis favoritas. ¡No me digáis que no es capaz de alegrar cualquier rincón de la casa!

¿Alguien tiene una Monstera en casa? Yo me haré con una en cuanto tenga sitio (aunque hay otras opciones como la Kentia que también me gustan mucho) y la colocaré en un cesto de mimbre que es como más me gustan.

¡Qué tengáis un buena semana! ^_^

Publicado en Decoración | Etiquetado , | Deja un comentario

Behind the scenes

El martes os enseñe la parte más bonita de nuestro viaje al Valle del Jerte y hoy toca enseñaros la otra cara, la de los contratiempos, la de todo lo que sale al revés. La cara menos bonita aunque la más divertida, para que nos vamos a engañar. Porque nos crecemos frente a la adversidad y le echamos mucho sentido del humor cuando las cosas no salen como habíamos planeado (como en este caso).

Íbamos con el tiempo justo y teníamos perfectamente organizado todo lo que queríamos hacer: recorridos, rutas, horarios, entradas, localizaciones… El mes previo fue una locura porque las altas temperaturas que se registraron durante el mes de febrero estaban acelerando el proceso de floración de los cerezos, prevista para finales de marzo. Entrábamos a diario en la web Turismo Valle del Jerte en la que van informando en tiempo real el estado de la floración y todo apuntaba a que llegaríamos demasiado tarde.

Pero el tiempo cambió bruscamente, bajaron de forma importante las temperaturas y el proceso se ralentizó. Ahora la preocupación era llegar al Valle y que aún no hubiese despertado. Desde que plantamos lentejas entre algodones en un vaso de yogur en la EGB, no había existido otra planta que nos hubiera generado tal sinvivir. Y con la duda de lo que iba a ocurrir nos fuimos al Valle del Jerte.

Habíamos alquilado una casa rural aparentemente muy coqueta, con una terraza al Valle desde la que podríamos contemplar el paisaje si llegábamos a tiempo para floración. Pero Airbnb tiene estas cosas: no siempre es lo que parece…

6

Bonito, lo que se dice bonito, no era. Y el acceso a nuestra casa, fácil tampoco. Me entran sudores fríos de pensar en meter (y sacar) el coche de nuevo por ahí…

5

Yo, que soy más de asfalto que los semáforos, os podéis imaginar. Menos mal que a nuestra mente más brillante se le ocurrió meter en la maleta una linterna “por si acaso”. Y es que la “calle” de acceso a la casa por la noche no estaba alumbrado… Rural, rural.

3

Como ya os había comentado, nos llovió durante los dos primeros días que estuvimos en el Valle y hacía bastante frío. Si hubiera dependido de mí encender la chimenea habríamos muerto congelados. Serán muy románticas y tendrán mucho encanto, pero si nunca te has acercado a una tienen su enjundia y su complicación. Menos mal que mis compañeros de viaje valen para todo. ;)

7

Pasamos del sol de Mérida al frío y la lluvia constante en el Valle del Jerte que amaneció cubierto de niebla. Y de los cerezos en flor, ni rastro.

9

Los planes se iban al garete a primera hora de la mañana porque la niebla no permitía ver nada y no dejaba de llover ni un segundo. Adiós a las rutas que queríamos hacer y a los pueblos que queríamos visitar. Piornal (foto de abajo) es el pueblo más alto de Extremadura y tiene un mirador que es una auténtica maravilla. Pero nosotros solo veíamos niebla.

10

Además, prácticamente los únicos cerezos que estaban en flor eran los que vendían en macetas…

8

Y la mayor parte de los árboles que sí estaban en flor se encontraban en fincas privadas a las que no podíamos acceder. ¿Y lo que cuesta meter el objetivo entre las rejas de las vallas?

11

Decidimos movernos por el Valle con el sistema de autobuses que había organizado la Agrupación de Cooperativas, y ahí encontramos a nuestro ángel de la guarda. No sé si porque llovía sin parar, porque se había retrasado la floración… Pero éramos prácticamente los únicos que utilizábamos los autobuses y se convirtió en una experiencia luxury  con chófer privado que nos salvó la organización del viaje. Como conocía perfectamente la zona, nos diseñó un nuevo itinerario que fuese más llevadero con lluvia y que evitase las zonas de niebla. Nos bajábamos dónde nos indicaba, visitábamos lo que nos recomendaba, nos volvía a recoger, y vuelta a empezar.

Gracias a él y a pesar de todos los contratiempos, pudimos recorrer buena parte del Valle y visitar lugares muy bonitos que no estaban en nuestros planes iniciales.

13

A medida que transcurría el día íbamos cada vez más calados por la lluvia: calzado, ropa, abrigos, mochilas… Y por si fuera poco, nuestra mochila incrementaba un kilo por cada pueblo en el que nos parábamos: queso, vino, mermelada, miel, embutido…

Tan al revés nos salieron las cosas, que el primer día decidimos caminar con playeros confiando en que la lluvia sería poca cosa. Pero como no dejó de llover ni un solo minuto y por momentos fue muy intensa, llegamos a casa calados con barro hasta la cintura.

12

Al día siguiente, antes de poner rumbo a Asturias de nuevo, aprovechamos la mañana para recorrer lo que nos diera tiempo. Como a nosotros nos pillan una vez y no dos, nos calzamos las botas de montaña que no nos habíamos puesto el día anterior. Y el resultado fue: sol cegador. Justo el día que teníamos que volver a casa y solo teníamos dos horas para disfrutar del Valle por última vez… Nuestro chófer cuasi particular se moría de la risa.

14

Es verdad que en algún momento lamentamos la mala suerte de que todo hubiese salido al revés. Que no hubiésemos podido ver la floración, que la casa no fuese lo que esperábamos, que el tiempo no nos hubiese dejado hacer las rutas que teníamos tantas ganas de hacer… Pero la mayor parte del tiempo nos reímos como nunca.

La zona era tan bonita y la gente era tan amable que no disfrutarlo no era posible. Tenemos mil y una anécdotas para contar y nos pasaron un montón de cosas graciosísimas (como terminar por error en medio de una procesión, y quedarnos atrapados entre el Cristo y los Nazarenos con cara de “no deberíamos estar aquí” ). Hacía mucho tiempo que no disfrutaba ni me reía tanto.

Porque no importa que las cosas no sean como las habíamos planeado. Lo importante es echarle mucho sentido del humor y disfrutar pese a la circunstancias. Y sobre todo, porque cuando la compañía es la correcta el destino es lo de menos.

Gracias a mis Míster Cherrys, porque con vosotros me iría hasta a Pekín Estrés. ;)

¡Buen Finde!

 

Publicado en Lifestyle | Etiquetado | 2 comentarios

Valle del Jerte

Tenía unas ganas enormes de conocer el Valle del Jerte, así que cuando se presentó la oportunidad no lo dudé ni un segundo. Aunque lo teníamos todo perfectamente organizado y parecía que íbamos a poder disfrutar de los cerezos en flor, nada salió como esperábamos. Pero eso os lo cuento el viernes, hoy toca la parte bonita. ;)

Valle_Jerte_4

Nos alojamos en Casas del Castañar, en el margen izquierdo del valle, y desde allí recorrimos todo lo que el tiempo (y la climatología) nos permitió: Piornal, Cabezuela del Valle, Navaconcejo y Valdastillas. Aprovechamos las cuatro rutas de autobús que la Agrupación de Cooperativas pusieron en marcha este año por primera vez para movernos por la zona, con parada en cada pueblo cada hora, y la experiencia no pudo ser mejor.

Nos sorprendió mucho lo verde que es todo el valle (al menos en las fechas en las que fuimos, en marzo) y el paisaje tan particular que crean las terrazas llenas de cerezos.

Valle_Jerte_5
Valle_Jerte_9

Esperábamos encontrarnos el valle en flor, pero el tiempo tan raro que hubo este año hizo que aunque estuviera a puntito de despertar, no pudiésemos verlo en todo su esplendor. Aún así, tuvimos la suerte de ver algún que otro árbol en flor y disfrutarlo.

Valle_Jerte_6
Valle_Jerte_3

La zona está llena de sendas, rutas y cascadas muy bonitas y nos dedicamos a recorrer y descubrir todo lo que pudimos, como parte de la ruta de las Cascadas de Nogaledas o la Cascada del Caozo. Por momentos parecía que seguíamos en Asturias…

Valle_Jerte_7
Valle_Jerte_8Valle_Jerte_10

El tiempo no sólo no acompañó para la maduración de los cerezos (prevista para las fechas en las que viajamos nosotros), sino que tampoco nos permitió ver todo lo que queríamos ni hacer todo lo que llevábamos organizado. ¡Que Extremadura nos recibiera lloviendo sin descanso era algo que no teníamos planeado! Hicimos lo que pudimos y nos quedamos con ganas de más. De disfrutar del valle con mejor tiempo y de verlo por fin en plena floración. ¡Qué espectáculo tiene que ser!

Valle_Jerte_1
Valle_Jerte_2

Me quedo con muchas ganas de volver y espero que sea pronto. Agradecida por haber descubierto una tierra que no conocía y que me ha gustado tanto, y sorprendida de la extrema hospitalidad de los extremeños. Dicen de los asturianos, pero yo no he visto amabilidad igual que la suya.

Mención aparte merece nuestro chófer particular (el viernes os doy más detalles), que hizo las veces de conductor y guía turístico. No sabemos cómo te llamas (¡cómo es posible que no se lo preguntásemos!), pero si llevabas uno de los autobuses de la Agrupación y te dedicaste a transportar casi en exclusiva a tres asturianos desubicados que no dejaban de quejarse del tiempo y de la maldita suerte que estaban teniendo… ¡Gracias! Porque sin tus consejos y tus indicaciones no sé que habríamos hecho. ^_^

El viernes os cuento la parte menos bonita (y más divertida, para que nos vamos a engañar) de nuestra escapada. ¡Buen martes!

Publicado en Lifestyle | Etiquetado | 1 Comentario

Mantecadas

Si cuando os conté nuestra receta de bizcocho os decía que era la receta estrella, éstas mantecadas triunfan por igual allá dónde van y suelen convertirse (¡aviso!) en desayuno favorito de casas y oficinas varias (el que avisa  no es traidor). Son muy ricas, muy jugosas y muy fáciles de hacer. Lo mejor es que las hagáis y lo comprobéis vosotros mismos.

Mantecadas_1

Ingredientes: 250 grs. de harina, 250 grs. de azúcar, 250 grs. de huevos, 250 grs. de mantequilla, 1 sobre de levadura, la ralladura de un limón, y cápsulas para magdalenas.

Podéis doblar las cantidades o reducirlas respetando siempre las proporciones de harina, azúcar, mantequilla y huevos, que siempre tienen que pesar lo mismo.

Para conseguir el peso exacto de los huevos, id probando con huevos de distinto tamaño hasta que se aproxime lo máximo posible.

Comenzamos batiendo muy bien la mantequilla (a temperatura ambiente) con el azúcar hasta que quede una crema clara y espumosa como veréis en la foto.

Mantecadas_2
Mantecadas_3

Una vez que esté lista, vamos agregando los huevos uno a uno (si son de aldea como en este caso, mucho mejor porque el sabor y el color se notan). Es importante esperar a que esté bien integrado para agregar el siguiente. Una vez agregados todos los huevos, incorporamos la ralladura de limón y batimos de nuevo.

Mantecadas_4
Mantecadas_5

Por último agregamos la harina, que previamente habremos mezclado bien con la levadura, poco a poco. Si os resulta más cómodo a la hora de batir e incorporar, podéis hacerlo de cucharada en cucharada. Cuando esté completamente integrado podemos pasar la mezcla a las cápsulas, rellenando hasta la mitad (con estas cantidades os saldrán, dependiendo del tamaño de las cápsulas, unas dos docenas).

Mantecadas_6
Mantecadas_7

Introducimos al horno precalentado a 180ºC durante aproximadamente 12 minutos. Podéis pincharlas en el centro para aseguraros de que están hechas (debe salir limpio), aunque normalmente si han crecido lo suficiente y han adquirido un color dorado fuerte ya estarán listas para salir del horno. Recomiendo no colocar las cápsulas muy juntas porque al ir subiendo dentro del horno se os pueden unir. Es preferible hornearlas separadas aunque haya que hacerlo en varias tandas.

Mantecadas_8
Mantecadas_9

Una vez que las sacamos del horno las dejamos enfriar sobre otra bandeja o fuente, y listas para comer. ¡Imposible probar sólo una! ;)

No es el tipo de magdalena que queda picuda, sino un tipo de mantecada que cómo veis quedará plana. No os asustéis si todo lo que han subido comienzan a bajarlo.

La ralladura de limón es opcional. Podéis no utilizarla o sustituirla por ralladura de naranja, un chorro de anís, una vaina de vainilla… Lo que más os guste.

Mantecadas_10
Mantecadas_11

Si os parece que la pinta es buena, no os podéis imaginar cómo es el sabor (ni el olor cuando salen del horno… alimenta por sí solo). No hay excusas para no poner en práctica esta receta: ingredientes que siempre tenemos en casa, preparación sencilla y horneado rápido. ¿Quién se anima?

¡Buen fin de semana! :)

Publicado en Cocina | Etiquetado | Deja un comentario