Adiós verano, adiós

Ayer se nos fue el verano. Se nos fueron los días de playa entre salitre y arena, las tardes de terraza y cañas al sol, las comidas en merendero y los paseos al atardecer sin chaqueta. Se nos va la luz (y en parte la alegría) porque los colores serán otros, y serán otras también las sensaciones, las texturas, los anhelos…

adios_verano_2
Playa de San Juan de la Canal (Cantabria)

Toca recoger la bolsa de la playa, las toallas, los bikinis, la protección solar, las gafas de sol… Es momento de guardar pantalones cortos, sandalias, kimonos y chaquetas ligeras… Adiós a las piernas al aire, a los pies descalzos, a los hombros descubiertos, a las pecas, al bronceado, al pelo mojado secado al sol…

Adiós a los helados, a los granizados, a las ensaladas a todas horas, al gazpacho, al salmorejo, al melón, a la sandía, a las nectarinas, a los melocotones, a los paraguayos… a toda la fruta rica y alegre del año.

adios_verano_1
Hammels Sunglasses & Pura Vida Clothes

Porque en Asturias, además de que el verano es muy corto, el entretiempo no existe. Aquí nunca hace mucho mucho frío ni mucho mucho calor, pero el otoño y la primavera rara vez se hacen notar. Y para más fastidio, pueden regalarnos un veroño espectacular como el del año pasado, que no podemos disfrutar porque anochece a las seis de la tarde, para luego compensar con lluvia hasta principios de julio…

adios_verano_4

El final del verano me entristece. Los ritmos son otros y no me gustan tanto, estar al aire libre se convierte la mayor parte del tiempo en una odisea de frío y lluvia, y sobre todo siento la falta de luz. Que la luz afecta al estado de ánimo no lo digo yo, lo dicen un montón de estudios científicos, pero yo lo noto una jartá. Salir de casa de noche, volver a casa de noche, encender la luz a las cinco de la tarde… Así, ¿cómo se mantiene la alegría?

adios_verano_5

Aún así dejo las tristezas mayores para el invierno. Porque si exceptuamos el cambio de hora que odio con todas mis fuerzas, el otoño no me desagrada. Tiene un color distinto pero un color que me gusta.

Y aunque no me guste nada que llegue la fruta triste para quedarse (sí, esa fruta que está todo el año en el frutero con mejor o peor calidad, como manzanas, plátanos y naranjas), me gusta mucho que lleguen para quedarse los platos de cuchara, el chocolate con churros, las castañas… ¡Ay lo que me gustan las castañas! La temporada es tan corta que en cuanto llegan como castañas asadas a todas horas. Las sopas, las cremas de verduras, y también la fruta, alguna salvedad hay, porque uvas y chirimoyas merecen una mención.

adios_verano_3
Real Sitio de Covadonga

Me da una pereza terrible hacer el cambio de temporada. ¡Con lo poco que ocupa la ropa de verano! Y la de invierno no sabe uno dónde meterla… Pero, ¿os digo una cosa? En realidad soy de estaciones. Por mucho que me queje de que termina, no podría vivir en un perpetuo verano. Me gusta también la moda de invierno… Los abrigos, los chaquetones, los jerseys gordos, las botas, las medias tupidas, las bufandas grandes… Además, para tener muchas ganas de verano, hay que tener invierno.

Así que te despido con tristeza, verano. Pero te despido. Nos vemos el año que viene. ¡Adiós verano, adiós!

Disfrutad del primer fin de semana de otoño. :)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lifestyle. Guarda el enlace permanente.

Déjame un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s