Chesterfield: the only one sofa

Data del siglo XIX y es sin ninguna duda mi favorito: el sofá Chesterfield, símbolo emblemático del estilo clásico inglés. Cuenta la leyenda que su origen se debe al IV Conde de Chesterfield, Philip Dormer Stanhope (1694–1773) quién encargó a un ebanista local la realización de un sillón duro y robusto que obligase a mantener una postura erguida y correcta para su mayordomo.

Pronto apareció en su variante sofá, comenzó a ambientar los exclusivos clubes sociales londinenses que tanto proliferaron en la época, continuó extendiéndose a los salones de las casas de la alta sociedad británica, y posteriormente se popularizaría hasta convertirse en uno de los iconos de la decoración británica y en el sofá clásico por excelencia.

Se caracterizan por tener las patas muy cortas y torneadas, y por el tapizado capitoné de botones cosidos a mano, y aunque el más clásico y tradicional es el fabricado en piel, sus versiones en tela son igualmente populares.

chesterfield_6 vía

El más especial de todos es, a mi juicio, el más clásico: en cuero auténtico de color marrón, que mejora con el paso de los años ya que adquiere una pátina perfecta.

chesterfield_1y2 vía / vía
chesterfield_3y5
vía / vía

También de piel pero esta vez en negro, es otro de los más populares (quizá por la versatilidad del color en la decoración de la estancia).

chesterfield_7
vía

Otro de los materiales más usados para su tapizado es el terciopelo, casi siempre en colores oscuros y principalmente en azul. Lo cierto es que este tipo de tejido sintoniza perfectamente con el tipo de sofá y le proporciona un aire especial.

chesterfield_4y8 vía / vía
chesterfield_13
vía
chesterfield_9
vía
chesterfield_10vía

Sin embargo, es un sofá tan versátil que puede encontrarse con facilidad en multitud de telas y colores, desde el malva, al dorado, plateado, fucsia, verde o amarillo, mi favoritos si vamos a arriesgarnos.

chesterfield_11
vía
chesterfield_14
vía
chesterfield_12
vía

El sofá Chesterfield es mi favorito por tres razones:

  • Decorativa: hay pocos tipos de sofás que me resulten bonitos de verdad, y si bien es cierto que depende de muchos factores como por ejemplo el espacio disponible en la estancia, actualmente se recurre sobre todo a los modelos chaise longue que estéticamente no terminan de gustarme.
  • Económica: no son precisamente baratos, pero son una inversión a largo plazo. Los modelos de piel se vuelven más bonitos cuántos más años transcurren, y su diseño no pasa jamás de moda.
  • Estética: pese a su estilo clásico, encaja en cualquier ambiente y no es difícil encontrarlos en entornos muy modernos perfectamente integrados.

Quizá no sean como digo los sofás más económicos del mercado, ni los más cómodos en muchos casos, pero en mi opinión un elemento que ocupa tanto espacio visual y real en una estancia debe tener una importancia estética elevada. Claro que sobre gustos no hay nada escrito, y me consta que el “tema sofá” es siempre un tema controvertido en todas las reformas y renovaciones.

¿Cuál es vuestro favorito? ¿Por cuál suspiráis? ¿Qué tipo de sofá reina en vuestro salón?

¡Feliz semana!


Info: London Gallery
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Decoración. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Chesterfield: the only one sofa

  1. Pingback: How to decor with cushions | Parte de mi norte

Déjame un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s