10 rutinas que facilitan mi día a día

Todos tenemos nuestros trucos para facilitarnos el día a día, sobre todo por la mañana, que es cuándo la mayoría vamos más justos de tiempo. La clave de todo es siempre la organización, pero hay rutinas organizativas que simplifican las cosas y son muy útiles. Hoy comparto con vosotros algunas de las mías.

Rutinas_1

Uno.- Dejar el bolso preparado la noche anterior. Llaves de casa, de la oficina, cartera (revisar que tengo dinero), pañuelos, bálsamo de labios… Lo que cada cual considere indispensable. Lo único que dejo fuera es el móvil porque lo uso de despertador. Si no lo dejase preparado, con las prisas me dejaría seguro la mitad de las cosas que necesito.

Dos.- Fundamental dejar preparada también la noche anterior la ropa que me pondré al día siguiente. Por la mañana no hay tiempo para sentarse frente al armario y pensar qué me voy a poner. Justo antes de acostarme echo un vistazo al tiempo (en la aplicación de ElTiempo.es que no suele fallar), decido qué ponerme al día siguiente y lo dejo todo colocado en la habitación (una silla, encima de la cómoda…). Y todo es todo, desde la ropa interior hasta el calzado o los complementos.

Y si sois muy muy organizados, lo ideal es tener pensada la ropa para toda la semana. Si tengo tiempo, el domingo le dedico un rato (no más de 15-20 minutos) a decidir qué ponerme durante toda la semana. Miro más o menos qué tiempo va a hacer (en el Norte el tema meteorológico es bastante impredecible y cambiante) y preparo 5 looks con alguna variante llueve/no llueve (importante para el calzado y algunas prendas que no me gusta que se mojen). Anoto un esquema en una libreta y por la noche solo tengo que echar un vistazo, elegir uno de ellos y prepararlo.

Tres.- Ducharse por la noche. Este tema es más complicado porque hay quién necesita sí o sí ducharse por la mañana para despertar y empezar el día con buen pie. Para los que no, ducharse por la noche justo antes de irse a dormir es un plus de tiempo que ganamos por la mañana y además nos permite hacerlo con más calma. Puedo dedicarle más tiempo al cuerpo (soy doña potingues en cuanto a hidratación y cuidados se refiere si tengo tiempo) y al pelo (porque la melena larga, aunque solo sea secarla, lleva su tiempo). Y contribuye además a relajarnos y dormir mejor.

Cuatro.- Si os ducháis por la noche y tenéis costumbre de alisaros el pelo con cepillo o de plancharlo, hacerlo por la noche también simplifica la rutina mañanera. No es que nos vayamos a levantar peinadas, pero sí será suficiente en la mayor parte de los casos con una pasada rápida. Lo mismo digo para las que acostumbréis a haceros ondas si no se os deshacen al minuto (por la mañana con un par de minutos marcándolas será suficiente).

Cinco.- No soporto llegar a casa después de trabajar y encontrarme la casa revuelta y con olor a cerrado. Así que antes de salir por la mañana imprescindible dejar la cama hecha, las persianas levantadas, la casa ventilada y el fregadero despejado (si tenéis lavavajillas, todo dentro y listo; y si no lo tenéis, hay que vencer la pereza, que los cacharros del desayuno tampoco son para tanto).

Con que la casa ventile mientras os ducháis/vestís/arregláis será suficiente para renovar el aire. Cerramos las ventanas justo antes de salir por la puerta y listo. Si además rociamos con alguna bruma de hogar (o colonia fresca) la vuelta a casa será aún mejor.

Seis.- Si coméis en casa, pensad el día anterior qué vais a hacer de comer al día siguiente y si tenéis los ingredientes necesarios. Al igual que con la ropa, lo ideal es planificar el domingo las comidas de toda la semana. Pero si no os da tiempo, con dedicarle unos minutos el día anterior será suficiente para no perder tiempo a mediodía y pasar por el supermercado antes de volver a casa si es necesario.

Los que os lleváis la comida a la oficina, tendréis además de que prepararlo la noche anterior normalmente. En estos casos, planificar toda la semana es aún más útil y simplifica mucho más las cosas. Os recomiendo el libro “Recetas de táper para el curro” de Alfonso López Alonso. Yo se lo regalé a mi amiga Miriam por su cumpleaños y las que va probando le gustan mucho.

Siete.- Recordad que lo más saludable es hacer 5 comidas al día (otro día hablaré más de este tema) y que las cinco sean lo más saludables posibles. Así que conviene dejar preparado también el tentempié que nos llevaremos al trabajo para que por la mañana solamente haya que cogerlo (fruta, yogurt, sándwich…).

Ocho.- La compra, una vez a la semana. Aunque haya productos que compremos a diario, como el pan, o algún día tengamos que pasar por el súper a coger algo que se nos ha olvidado o terminado, lo ideal es hacer la compra una vez a la semana con todo el “fondo de armario” que se nos haya agotado y todo lo que necesitemos para las comidas semanales. Tener que ir al supermercado cada día para poder preparar la cena o la comida del día siguiente es una pérdida de tiempo que podemos solucionar fácilmente.

Eso sí, para que sea realmente efectivo es importante el punto 6 (saber más o menos qué comeremos durante toda la semana) y tener siempre un buen fondo de armario en la despensa (de esto también hablaré otro día).

Nueve.- A veces vamos como pollo sin cabeza de un lado a otro para hacer todas las tareas del día y llegamos a la noche con la lengua fuera y una sensación desagradable de no haber parado un segundo y sin embargo no haber hecho tanto. Normalmente esto se debe a la falta de organización y a ir haciendo cosas a salto de mata según se nos vienen a la cabeza.

Si hay algo que de verdad me facilita el día a día es organizarme el día siguiente la noche anterior. Suelo hacerlo cuando me meto en la cama, y a veces es solo un repaso mental y otras veces con libreta y lápiz en mano (si tengo muchas tareas pendientes). Salvo excepciones, basta con relajarse, pensar qué cosas tenemos que hacer al día siguiente, organizarlas y decidir el orden en que las haremos. Suele ahorrar mucho tiempo y dejarnos una sensación de realización mucho mayor.

Diez.- En la medida de lo posible, procuro no volver a casa después del trabajo hasta que no tengo todas las tareas del día hechas. Me hace perder tiempo y además después la pereza es mucho mayor. Así que si tengo que ir al supermercado, a la modista, al zapatero o cualquier otra tarea, procuro llevármelo todo conmigo cuando me voy a trabajar. Y para eso es clave la organización de la que os hablaba en el punto anterior. De lo contrario, habrá que volver a casa a por la lista de la compra, las bolsas, o el calzado que íbamos a dejar para arreglar, habremos perdido tiempo y en algunos casos una vez en casa la consecuencia será: “ya iré mañana si eso, que ahora me da pereza volver a salir”.

Rutinas

Si tenéis alguna rutina organizativa que pueda ser útil al resto, sería muy interesante que la compartierais, ¿si? Yo por mi parte espero que las mías os sean útiles y que, si introducís alguna de ellas en vuestro día a día (si no lo hacíais ya) me contéis qué tal os ha ido.

¡Que tengáis una feliz semana! ^_^

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lifestyle y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 10 rutinas que facilitan mi día a día

  1. Miriam dijo:

    Jjjjj buenooo que falta me hacía un post así!!! Jajaja alguna las hago(pocas) así q tomo nota y de noche lo volveré a leer a ver si así me aplico más, bs.

    Le gusta a 1 persona

Déjame un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s