35 vueltas al sol

escanear0005

Ésta que os escribe cumple hoy 35 vueltas al sol, ni una más ni una menos. Y lo hago por segunda vez compartiendo con vosotros una de mis fotos favoritas. A la mayoría de nosotros nos cuenta reconocernos en las fotos. No se trata de verse mejor o peor, sino de sentirse uno mismo. Mirarla y pensar… ¡esa soy yo! Hay pocas fotos en las que yo me reconozca y ésta es una de ellas. 100% yo. Con mi pijama y mi bollo de Pandíaz. Muerta de la risa y comiendo. Disfrutando de dos de las mejores cosas de la vida, comer y reír.

La bloguera tímida como dice Rous, es en realidad muy payasa cuando está en confianza y entre amigos. ¡Muy muy payasa! Y no hay nada que me guste más que reírme mucho y hacer el monguer rodeada de cómplices que me sigan el rollo (bueno, eso y ordenar, ya sabéis que soy un poquito TOC…).

Y comer. ¡Me encanta comer! Yo, que me paso la vida a régimen sin probar una patata frita porque como decía mi abuela, “hasta el agua me aprovecha”, y que me resigno a convertir 100 grs. de pechuga de pavo en un festín de cena, en realidad soy una loca de la comida. Y cuando digo que me gusta comer, es COMER. Con mayúsculas. Que como de todo, sí. Y que me gusta todo, sí. Pero con matices… Que lo que me pirran con el pote y la fabada con un buen plato de compango detrás, y si es con arroz con leche de postre, mejor que mejor. Que podría alimentarme solo de patatas fritas, y huevo frito, y chorizo frito, y panceta frita… Y lo que sea que esté frito. Y marisco, mucho marisco. Y chocolate, mucho mucho mucho chocolate.

Y ahí estoy yo en esa foto, muerta de la risa y llevándome una guinda a la boca. Seguramente no me estaban contando nada gracioso, sino que estaba haciendo el monguer para la foto. Y seguramente después de la foto, me habré comido un buen pedazo de bollo de mi padrino. No todo el mundo tiene la suerte de tener un padrino panadero/pastelero, soy muy afortunada.

Así que 35 vueltas al sol… 12.775 días sueños, la mayoría sin cumplir, para qué nos vamos a engañar, pero sin dejar de soñar ni un sólo día ni intención que tengo de hacerlo. Gracias a todos los que han formado parte de mis sueños a lo largo de mi vida. Incluso aquellos que contribuyeron a romperlos, me hicieron mejor persona. Y gracias sobre todo y muy especialmente a los que nunca, jamás, permitís que deje de soñar.

Y a vosotros, familia 2.0, gracias una vez más por recorrer este camino a mi lado. Por leerme, por comentarme y participar de esta chaladura mía que es Parte de mi Norte. Ojalá la bloguera sea cada vez menos tímida, pueda mostrarme cada vez más auténtica como dice Luciana, y podáis descubrir a la payasa que vive en mí. :)

¡Feliz Martes!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lifestyle y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Déjame un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s